martes, 7 de enero de 2014

La nueva aventura


Hola soy María Palomares de los Flaimers. Pertenezco al Consejo de los 18. Os voy a contar una historia que nos pasó hace tiempo:
Era una noche tenebrosa, lluviosa, con rayos y todas las criaturas estaban en sus viviendas.   Pero nosotros, el Consejo de los 18, no nos rendimos. Deseábamos desde hace tiempo pasar unos días en el nuevo bosque. Anduvimos, anduvimos y tras mucho camino llegamos al lugar.
Allí vimos que todos los árboles estaban pelados, no había ninguna hoja ni ninguna rama.
Sentíamos como la lluvia caía sobre nosotros por eso teníamos frío. Olía mucho a humedad.   Todos teníamos miedo porque sentíamos que en algún momento podrían atacar los
No-muertos. Así que nos pusimos en círculo para protegernos unos a otros y  nos armamos.

Oía de lejos la respiración de un gran monstruo. De repente empezó a temblar el suelo y salió una legión de no-muertos y lucharon contra nosotros.
Por fin los vencimos. El gran Troll horrendo, con una boca enorme y los dientes negros. Las piernas y los brazos, al igual que casi todo su cuerpo, estaba rajado y se le veía el interior.

 
 Él nos perseguía, no podíamos inmovilizarlo así que tuvimos que correr y escondernos. Al movernos no encontramos ningún lugar donde ocultarnos. De pronto, Quique terrarus dijo que junto a un árbol se encontraba una cueva.
Entramos y estaba oscura.
Un gran rugido nos asustó. Era un sonido grave que resonó por toda la cueva.
- ¿Qué es eso?- pregunté-
- No lo sé- respondieron a coro-
El gran monstruo volvió a emitir su ruidoso aullido.
-        ¡Corred!- gritó Silvia terrarus-
-        ¡No! Lo venceremos- añadió Ernesto eorlis-
-        ¡A por él! - dijo Alex flaimers-
-        Yo no quiero – comentó Alexa eorlis-
La bestia se aproximó a nosotros.
 Fuimos rápidamente a atacarle. Era un enorme ogro, con los brazos y piernas muy gordas. Con una boca enorme y algunos dientes negros y medios desgastados. Unos ojos con la pupila negra y el resto del ojo gris. Llevaba en la mano una enorme hacha con la que nos atacó.
Un tercio del consejo de los 18 atacó por la derecha con la espada. Otro tercio por la izquierda con espadas y otras armas. Y el resto de frente con el arco aunque también ayudaban con la espada.
-        No podemos- chilló María M terrarus.
-        ¡Siiiiiii!- le animó César N eorlis.
Tras mucho combate, había algunos dedos de la bestia por el suelo y algunos de los dientes, pero conseguimos matarlo.
-        ¿Todos estáis bien? - preguntó Celia wouters.
-        Sí -respondió Ainhoa wouters.
-        ¡Nooooooo!- dijo María wouters asustada- Titón tiene una raja en la pierna.
-        ¡Guag! Que asco-dijo Karen terrarus echándose hacia atrás- se le ve los huesos y la carne de la pierna.
-        Lo llevaremos al Bastión Elemental- propuso César C. eorlis
-        Si, lo curaremos- dijo Juan Antonio flaimers.
-        Y yo prepararé comida para todos que estamos muy cansados- dijo hambriento Alejandro flaimers.

Al llegar a la ciudad flotante los sanadores curaron al poderoso flaimers y todos comieron una rica comida hecha por el gran cocinero flaimers.
Espero que os haya gustado la historia.
Hasta otra aventura.

Realizado por María Palomares

1 comentario:

  1. Está bien pero se parece a la historia del profe

    ResponderEliminar